sábado, junio 27, 2015

Tsipras como Leonidas

"Nuestra responsabilidad en la afirmación de la democracia y la soberanía nacional es histórica en este día, y esta responsabilidad nos obliga a responder al ultimátum basándonos en la voluntad del pueblo griego. Yo he propuesto al Consejo de Ministros la organización de un referéndum y esta propuesta ha sido adoptada por unanimidad"

Destaco estas líneas del emocionante y corto discurso con que Tsipras convoca un referendum entre los griegos,

Y lo peor es que es así.

La democracia está en juego.

Del mismo modo que en otros lugares del mundo, el FMI pretende imponer por la fuerza sus políticas de austeridad, unas políticas que tienen un inmenso coste social, y en contra del representante legalmente elegido por un pueblo que en teoría es soberano.

El gesto de Tsipras es el gesto de un hombre verdaderamente de izquierdas.

Como mínimo pone en valor el absurdo de un mundo que dice una cosa y luego hace otra, que habla de libertades y de democracia mientras al mismo tiempo pone por delante de las personas un avaricioso y enloquecido interés por el dinero que ya directamente resulta bárbaro y animal.

Porque están limpios, visten impecables trajes pero en el fondo todos ellos son unos barbaros, unos animales irracionales que están dispuestos a poner a todo un pueblo entre la espada y la pared.

Unos bárbaros que en absoluto están dispuestos a asumir su responsabilidad en la configuración de la situación en que Grecia actualmente se encuentra: la mentira de la economía griega mantenida mientras todo iba bien, el atrevimiento de permitir prestar dinero a un país que no prestaba las suficientes garantías.

Sólo quieren su dinero para comprarse una piscina más o para volverlo a prestar de manera descuidada.

Y tiene todo sentido que Tsipras como  Leónidas se oponga a lo que parece otro nuevo y aparentemente invencible ejército persa,

Grecia sigue siendo el guardián de la verdadera democracia no de esa cosa de celofán y colores que algunos miserables invocan solamente para ganar más y más dinero amparados en la ignorancia o en la confianza de las personas normales.

Es una fecha histórica la de hoy.

La democracia le hecha un pulso al dinero.

Como Leónidas, Tsipras ha trazado hoy, sobre el suelo de las Termópilas, la delgada línea que separa a los malos de los buenos porque, desengañemonos, ya no podemos vivir juntos en el mismo espacio, en el mismo tiempo.

El discurso de Tsipras es un discurso de estadista, un discurso al que ya no estamos acostumbrados en una Europa cuyos políticos se han convertido en obedientes capataces que gestionan para los intereses del amo a todos los que trabajamos en esta plantación.

El FMI y la europa miserable de la austeridad no sólo quiere un qué, quiere también imponer un cómo aunque ello implique saltarse la voluntad de todo un pueblo soberano.

Y en el fondo, si lo pensáramos un poco, todos los hombres de buena voluntad llegaríamos a la misma conclusión: No está bien... sobre todo si luego se te llena la boca de libertad y democracia buscando cerrar el circulo, queriendo tenerlo todo.

La historia se mueve una vez más con ese no está bien que Tsipras resume en su emocionante discurso de hoy.

Como hace unos cuantos miles de años, la voluntad de un pueblo resumida en el gesto de un hombre se levanta para hacer frente a unos bárbaros que en este caso llegan desde el Oeste.

Por lo menos ten el coraje de reconocerlo.

Reconoce que hay dos europas: la de los hombres y la de los miserables.

¿A cual perteneces tú?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada