viernes, junio 05, 2015

Uzak

Definitivamente, el turco Nuri Bilge Ceylan tiene ese talento tan difícil, y muy cinematográfico,  de conseguir que las imágenes hablen por sí solas.

Dirigida en 2002, Uzak nos cuenta la historia de dos personas con origen familiar común, aunque de naturaleza opuesta que conviven durante un tiempo sin llegar ni a comprenderse ni a entenderse.

La película comienza con Yusuf abandonando su pueblo camino de Estambul. No hay trabajo para él en su pueblo y espera encontrarlo en la gran ciudad aprovechando que allí vive Mehmet, un pariente suyo.

Mehmet es fotografo y hace ya mucho tiempo que su vida nada tiene que ver con l vida de Yusuf, de extracción más humilde.

Por diferentes causas, Yusuf en el paro y Mehmet superando una reciente separación, ambos se encuentran en situaciones existenciales complicadas.

Lo que Ceylan nos muestra en Uzak es esa distancia que separa a los dos personajes, quienes no serán capaces de establecer un vinculo, un canal de comunicación que convierta esa convivencia en una relación.

Y o mejor que tiene Uzak es el modo silencioso en que Ceylan nos muestra esa incomunicación. Apenas hay diálogos a lo largo de la duración de la película en donde prima el silencio entre las personas, por encima del bullicio de la ciudad que Ceylan encuadra con su habitual talento para construir imágenes precisas y hermosas.

Al final la distancia que separa a ambos personajes se termina imponiendo una distancia que quizá Mehmet empieza a valorar sentado al borde del Bósforo, contemplado el lado asiático del que vino Yusuf, en la secuencia final con que Ceylan remata esta maravillosa Uzak.

Extraordinaria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada