domingo, julio 12, 2015

El timo de la crisis se ceba con Grecia

Leo lo siguiente en un artículo del economista francés Michel Husson:

"Entre 2008 y 2014, el PIB griego ha caído un 25%. Suponiendo que el PIB se hubiera mantenido a su nivel de 2008, la deuda pública griega representaría, en 2014, el 131% del PIB en lugar del 175%. Una buena parte (dos tercios) del aumento de la proporción deuda/PIB entre 2008 y 2014 proviene por tanto de la caída del PIB".

Es decir, las políticas sucesivas de austeridad unidas a los correspondientes rescates han hecho un 25% más pobre a Grecia.

Vosotros me diréis que es lo que le sucede a una persona o un país que cada vez es más pobre pero que sin embargo sigue necesitando más dinero.

La respuesta es clara: Nunca va a poder pagar su deuda.

Hay una falta de foco total en este tema.

El problema no es la deuda.

El pago de la deuda es la historia que cuenta el timador, en este caso la Troika y el FMI, al timado que somos todos nosotros.

Lo importante es poder salvar a los bancos, especialmente alemanes, que podrían verse en problemas en el caso de que Grecia incumpla sus obligaciones de pago.

Los países del Norte de Europa se rescatan a sí mismos enchufando dinero de todos los países europeos en el rescate.

Pero el timo no se queda aquí.

De paso se exige como contrapartida una serie de reformas que están orientadas en una única dirección, la neoliberal, que suponen la privatización de todos los sectores económicos y la extracción de la riqueza acumulada por las generaciones griegos de la clase media y media baja durante los 50 o 60 años últimos.

No les importa la viabilidad Grecia ni la vida de los griegos.

Sólo quieren recuperar su dinero a cualquier precio y de paso realizar un proceso de ingeniería social orientado a las privatizaciónes y la generación de una sociedad desigual en la que la democracia no sea posible.

Sabido esto se entiende perfectamente el por qué de la obstinación de la Troika Europea en unas políticas que no están dando resultados.

Como en casi todas las preguntas sin respuesta, el problema está en la pregunta.

Por supuesto que están dando resultados.

Los acreedores están pudiendo financiar los riesgos que asumieron prestando a Grecia sin importarles la viabilidad del estado y la sociedad griega.

Están abriendo en canal una sociedad europea y preparándola para venderla por partes.

Y de paso, ya que se les ha desafiado con el referendum, están viendo hasta qué punto pueden poner un gobierno más cómodo en el gobierno del país heleno.

De ahí, el último argumento de falta de confianza que despiadadamente se esgrime desde Europa aun cuando el gobierno griego se ha acercado mucho a lo que Europa le pedía antes del referendum.

Ojalá algún día podamos juzgarles por esta nueva manera de hacer la guerra y de destruir a un pueblo.

En cualquier caso van a intentar hacer aún más pobre a Grecia, incapacitándola para devolver una deuda que jamás podrá devolver y van a intentar forzar un cambio de gobierno.

Tsipras por un tecnócrata de Ggoldman & Sachs, por supuesto sin elecciones de por medio,

El escenario está claro.

Cuando ellos decidan que la deuda no es relevante. lo dirán y entonces habrá una quita para entonces Grecia quizá no exista.

Al final, y por increíble que parezca, el dinero lo crean los propios bancos. Hay mil y un mecanismos para evadir esta situación de acreedor-deudor, pero interesa que exista porque se trata de una situación de poder que permite la puesta en marcha de determinadas acciones de redistribución de la riqueza entre las economías fuertes y las débiles.

Una verdadera guerra de saqueo en la que, sin verter una sola gota de sangre de los suyos, Alemania se ha convertido en un cruel y desconsiderado rentista, de esos que con tan afilada pluma describía Balzac,

Europa se ha convertido en una trampa para los países del Sur, una suerte de telaraña en que van a ser convenientemente consumidos uno detrás de otro, por el Norte poderoso y rico.

Todo esto es un crimen más del capitalismo.

Durante siglos ha campado por el mundo, pero ahora las cosas están tan complicadas que el propio imperialismo con el que el capitalismo ha destrozado la mayor parte del mundo está llegando a Europa, su cuna.

Los países del Sur de Europa ya no tienen ningún privilegio por el mero hecho de ser europeos y son tratados como fueron tratados los reinos africanos o asiáticos: desconsideradamente y unicamente desde el punto de vista de la ganancia.

Y lo peor es que son un gordo y codiciado botín que sólo puede ser atacado desde el punto de vista financiero: clavando el colmillo y succionando la renta acumulada durante décadas, quizá siglos.

Por eso el PIB de Grecia ha disminuido un 25%... y más que va a seguir disminuyendo.

Como digo, todo esto es un crimen, pero el mismo crimen que se viene cometiendo desde hace unos cuantos siglos.

Ahora nos toca a nosotros, a los más débiles de los Europeos.

El capitalismo empieza a devorarse a sí mismo y. como es lógico, empieza por sus partes más tiernas. En el caso de Europa, por el Sur.

Quizá, después de todo, los mayas y su calendario tenían razón.

Esperábamos otro fin del mundo, más geológico, más físico, pero tenemos éste: la máquina de producir ganancias devorándose a sí misma,

Toda esta crisis es un proceso de asalto a la riqueza acumulada en Europa, un golpe de mano contra los estados y las gentes llevado a cabo de manera criminal desde una concreta ideología que, como en todos los totalitarismos, antepone una determinada manera de ver las cosas suceda lo que suceda.

Ojalá algún día podamos juzgarles a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada