domingo, septiembre 13, 2015

Los refugiados sirios como arma de guerra

Teniendo en cuenta que la llamada "guerra civil" siria se lleva librando desde 2011 no deja de ser interesante el hecho de que el goteo de refugiados se haya convertido este verano en un masivo tsunami que ha arribado a las murallas de Europa buscando ser acogido.

Frente a las poderosas imágenes de sufrimiento de estos seres humanos, los estratos conservadores ya empiezan a generar discursos que buscan desactivar su poder y uno de ellos es la presencia de yihadistas dispuestos a matarnos entre sus filas.

Y esto no puede ser más que evidente y obvio aunque sólo sea desde un punto de vista estadístico... Alguno tiene que haber como seguramente habrá alguno que robe o que le guste hacérselo con menores,

Lo curioso ese que ese discurso ya estaba ahí, lanzado y dispuesto a ser usado/creído pero las cosas no son tan sencilla y lo que resulta evidente casi nunca es la verdadera razón que da sentido a lo que vemos. La comunicación convertida como arma política es mucho más compleja y funciona en muchos niveles de significación.

Lo relevante es que las dos posibles sensibilidades de los europeos ante el problema de los refugiados ya tienen, cada una, su polo de atracción: el sufrimiento por un lado y el miedo por otro.

Sobre ese polo pueden acumularse con tranquilidad las necesarias emociones para activar por desplazamiento otros sentidos más interesantes para ciertos intereses,pero, y por su propia naturaleza, más difíciles de movilizar.

Porque por debajo de ese nivel superficial, el de las imágenes,  la del niño ahogado y la de mi propio hijo asesinado en un atentado yihadista.... imágenes que nos distraen y entretienen en el sentido cognoscitivo de la palabra tiene lugar lo importante: el gran juego por el que se activan en las personas los significados que casi siempre materializan intereses.

Y es posible que mientras estamos preocupados en ayudar y/o en protegernos de los refugiados, el verdadero significado de los refugiados esté ya empezando a funcionar de manera efectiva en nuestro interior activando esos polos de significación más profundos.

Muy pronto miraremos más allá de los refugiados y veremos la guerra que nos los trae a nosotros convertidos en un problema insoluble.

Y hay que preguntarse por qué ahora los refugiados se convierten en un problema de volumen.

Y a esta pregunta inevitablemente hay que responder que éso solo es posible porque en origen se ha abierto una puerta.

Y teniendo en cuenta que Assad con toda probabilidad está ganando la guerra a un enemigo cada vez más fragmentado, es un escenario bastante probable que con la presión de los refugiados se esté buscando en la opinión pública europea la necesidad de intervenir en el conflicto consiguiendo por lo penal lo que los mercenarios del ISIS no están consiguiendo por lo civil.

Yo mismo he escrito sobre la necesidad de intervenir que tiene Occidente puesto que los refugiados son efecto de una evidente y sangrante causa.

El tema es la sincronía: por qué aparecen dos millones de refugiados a las puertas de Europa justo cuando Assad parece estar ganando la guerra.

Por qué no han aparecido antes.

Esa es la pregunta.

Y la respuesta es clara: alguien ha abierto una puerta que antes estaba cerrada guiado por intereses que nada tienen que ver con lo humanitario.

Muy pronto Europa será un campo abonado para cualquier discurso que haga referencia a la intervención.

Veremos si se produce, pero en buena lógica no debe tardar en producirse porque sólo hay dos opciones: acoger a los millones de personas que componen el éxodo serio por un tiempo o generar las condiciones para que puedan regresar y eso sólo es posible interviniendo en la guerra en contra de Assad, ese hijo de puta que tiene la desgracia de no ser nuestro hijo de puta.

Nuestros gobiernos no tardarán en poner soldados profesionales enmendar lo que los mercenarios no están pudiendo hacer y veremos a occidentales luchando codo con codo con fundamentalistas islámicos para derrocar a Assad.

Es una oportunidad que no pueden dejar pasar porque las buenas guerras dan votos y popularidad.

Y así todos contentos. menos Assad, que será el nuevo Saddam y que estará muerto.

Muy loco todo, pero es nuestra locura y los de ISIS serán unos fundamentalistas islámicos pero son los hijos de puta que necesitamos para llevar a cabo esta nueva locura.

Las piezas están ahí, dispuestas sobre el tablero de ajedrez.

El nuevo frente de la guerra civil siria se ha abierto en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada