viernes, septiembre 04, 2015

Niños ahogados

No deja de tener gracia que en la limpia Europa del polvo y la sangre que ella misma ha contribuido a, respectivamente, levantar y derramar, se pretenda poner un poco de sentido al asunto.

Y es que las imágenes, cuando son precisas y potentes, son muy poderosas.

Y la imagen de Aylan, ese pobre niño sirio de tres años ahogado en una playa de Turquía lo es.

El cadaver de Aylan resume icónicamente un acto absurdo más de la huida hacia delante que protagoniza esta civilización psicótica que vivimos y que también, cada vez más, nos vive.

Siria está demasiado cerca, lo suficiente para que la onda expansiva, materializada en la desesperación de los refugiados, nos alcance como un tsunami que arrastra la limpia superficie bien vestida y lavada que disimula toda nuestra pestilente suciedad.

Porque ante esta marea humana sólo hay dos actitudes: las de las personas normales y la de los políticos.

Las personas normales sólo quieren ayudar o que se les ayude. Buscan el corto plazo de una respuesta que mitigue la angustia propia y/o el daño ajeno.

Pero nuestros políticos, necesitan una pausa. Se refugian como siempre en el sentido de la responsabilidad, la nueva patria de los miserables y de los cobardes, buscando racionalizar algo que por su propia naturaleza es imposible de racionalizar.

Después de todo, se trata de personas que huyen de las mil y un formas que tiene la muerte de arrebatar la vida en un conflicto bélico.

Y, sin embargo, buscan tratarlos como si fueran otra cosa, quizá emigrantes desarrollando discursos tristes que hablan de cupos, de trabajo, de dinero bien empleado... En definitiva, buscando transformar a estas desagraciadas personas en meros accidentes a procesar.

No es suficiente dar una manta en Europa a quién llega de la guerra teniendo hambre y frío. Es necesario darle un trabajo, asignarle rápidamente un lugar que permita desactivar el terrible significado que trae consigo.

No puede haber un campo de refugiados a las afueras de París, de Madrid o Roma.

Esas son cosas de negros, de indios, de sudacas, de amarillos.

Aquí es necesaria la terrible pausa de la rentabilidad y de los costes.

La rentabilidad económica interponiendose entre nosotros y la humanidad

El caos que producimos constantemente fuera de nuestras fronteras no puede llegarnos e instalarse dentro de nuestro territorio.

Por eso tienen que esperar interminables horas en trenes que nunca irán a ninguna parte.

Porque las fronteras del santuario europeo no se abren a colectivos. Se abren a individuos.

Porque las mantas y la sopa caliente cuestan dinero.

Porque lo primero es decidir quién lo va a pagar y cómo.

Y para nuestra tranquilidad esos individuos debieran ser cuanto antes capaces de responsabilizarse de su destino. La idea de mantenerles indefinidamente no se contempla y si pudieran quitar un poco de hierro a su desgracia tampoco nos iría mal.

Pero no, se empeñan en aparecer ante nuestras puertas para quejarse, llorar, gritar, incluso morirse como esos niños ahogados.

Por eso su caos tiene que esperar a las puertas mientras desplegamos como respuesta otro poco de nuestro absurdo, un absurdo desencadenado por la poderosa imagen de ese niño ahogado, tan poderosa que está llevando a nuestros políticos a hacer algo que en realidad no quieren hacer, algo que en realidad va en contra de lo que hacen con sus propios ciudadanos a los que progresivamente van abandonando con los recortes y la deconstrucción lenta pero segura del estado del bienestar.

Al final, la existencia de todos esos refugiados se ha convertido de manera indirecta en una manifestación de damnificados que nos dicen una vez más que de este tema no hemos entendido nada que no tenga que ver con una defensa de nuestro propio interés subyaciendo tras los graves discursos que hablan de responsabilidad y criterio.

Y curiosamente es otro niño el que nos lo echa en cara con la elocuencia de una tierra milenaria que fue cuna de la civilización.

La individualista y egoísta Europa vuelve a no funcionar. Se le ven una vez más los deformes rasgos de la criatura monstruosa en la que poco a poco se está convirtiendo.

Tan preocupados como estamos con los problemas y molestias que nos produce el desorden de su presencia cuando en realidad el problema es acogerlos el tiempo que sea preciso para parar la guerra que les hace estar donde están y que ha llevado a ese niño muerto a una bonita playa de Turquía manchandola de alguna manera para siempre.

Nos faltó tiempo para bombardear Libia. El mismo tiempo que nos está sobrando con Siria.

Y esta es nuestra historia: la de nuestra vergüenza como europeos ante la Historia... a menos de que no podamos continuar ganando y escribiendola como ha venido sucediendo en los últimos siglos.

Mejor que se monte el pollo en las fronteras y les pidamos titulaciones y curriculums a los refugiados para poder acceder a comida caliente y techo en una vieja Europa que debería ya morir de puritito vieja.

Y si no hubiera sido por la imagen del propio Aylan, por la desgracia de los niños ahogados, nada se hubiera interpuesto entre el éxito y nuestro plan


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada