viernes, septiembre 11, 2015

Scott Pilgrim vs. The World

"Zombies party", "Arma fatal", "Bienvenidos al fin del mundo"...

Todas ellas protagonizadas por el dúo británico Simon Pegg y Nick Frost. Todas ellas comedias más o menos divertidas, pero siempre con un punto de originalidad en la trama. Todas ellas escritas por Simon Pegg y  Edward Wright.

Todas ellas también dirigidas por Edward Wright quien independizado de Pegg ha escrito y dirigido "Scott Pilgrim", un maravilloso producto de entretenimiento que revisa con acierto los cánones de la comedia adolescente de toda la vida.

¿Y cuál es el principal atractivo de "Scott Pilgrim"?

Wright hace gala de una importante creatividad gore, la misma que le lleva a combinar géneros tan aparentemente opuestos a la comedia como las películas de zombies en "Zombies Party" o las películas de invasiones extraterrestres como "Bienvenidos al fin del mundo".

Pero en este caso Wright va mucho más allá porque en "Scott Pilgrim" Wright combina la comedia adolescente con la narrativa arcade propia de las máquinas recreativas de videojuegos trufada con algún elemento propio del manga, especialmente en las peleas

Porque "Scott Pilgrim" entiende el clásico asunto chico busca chica de la comedia romántica desde perspectivas narrativas y conceptuales ajenas al mundo del cine.

Elementos narrativos propios del arcade (rivales, pantallas que se pasan, recompensas en puntos) se combinan con elementos propios de la animación manga y el resultado es sencillamente brillante.

La historia es sencilla: para conseguir a la maravillosa Ramona Flowers (Mary Elizabeth Winstead), Scott Pilgrim deberá enfrentarse en combate a cada uno de sus siete ex anteriores.

¿Lo conseguirá?

"Scott Pilgrim" es cine industrial, pero cine del bueno, de ese que se las arregla para contar la misma historia de manera diferente y vaya si se las arregla.

Puro entretenimiento inteligente, con intención.

Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada