sábado, octubre 24, 2015

Pan

Nunca he entendido porque hay que deconstruir la tortilla de patata o el arroz con leche, platos que funcionan por sí mismos y con su propia identidad. Imagino que es porque en el fondo nos aburrimos mucho, más de lo que creemos, en esta sociedad de consumo en que vivimos.

En cualquier caso, "Pan" es un buen ejemplo de que no sólo los platos pueden deconstruirse, también las historias.

Al final, la deconstrucción implica respetar maridajes de sabor, pero vehiculando ese sabor de otra manera con el objetivo de mantener tanto los ingredientes y ese sabor. Resumiendo, comer lo mismo de otra manera.

Pues precisamente "Pan" nos propone la misma historia de "Peter Pan" pero contándola de otra manera.

En este sentido, se trata de otra metodología de generación de productos de la industria cinematográfica que continuamente intenta reducir sus márgenes de riesgo pasando de la tradicional secuela o de la misma historia contada de la misma manera pero con mejores efectos especiales.

Ahora, tenemos la posibilidad de la deconstrucción que no es otra cosa que coger una historia que funciona buscando que sea diferente en lo anecdótico manteniendo su esencia ganadora.

De todos modos, no puede decirse que "Pan" sea un buen ejemplo porque, mientras la ve, el que les escribe no pudo dejar de plantearse la necesidad de semejante planteamiento mientras echaba de menos una historia original que tampoco es que le guste demasiado.

De no ser por el talento histriónico de Hugh Jackman "Pan" sería otro tedioso ejemplo de producto sin corazón... corrijo... pese a sus esfuerzos, no deja de ser otro ladrillo en el muro dispuesto a ser olvidado cinco minutos después de que haya terminado.

Me he aburrido viendo "Pan" que convierte la historia de Barrie en un relato-formula mecanizado y previsible, un producto de ocio a granel, puro soma para mantener la gente apartada un par de horas.

Deconstrucción sin talento.

La pura necesidad de producir ocio convertida en fin.

Con el mismo valor que las cuentas y los collares tenían para lo que los exploradores europeos consideraban salvajes.

Prescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada