viernes, noviembre 06, 2015

Black Mass

Es una buena historia ésta la del gangster "Whitey Burger" que en la década de los setentas del siglo pasado se las arregló para utilizar el FBI para construirse un imperio a medida en la ciudad De Boston.

El vehículo perfecto para construir un sólido producto cinematográfico y eso ha intentado su director Scott Copper consiguiendolo solo a medias, con un éxito razonable que antes de ir más allá prefiere convertirse en cliché y evocar elementos de un género que Scorsese depurara en "Goodfellas".

Apuesta mucho más segura si tu aspiración es la de ser producto, la de ser una nueva copia certificada antes que un original

Y sin duda me molesta un poco imaginar que Joe Pesci podría salir en cualquier momento en algún plano con sonrisa felina y un bate de beisbol. Porque, y de hecho, a "Black Mass" se le nota un poco su esfuerzo aplicado por ser copia de una fórmula que la industria de cuando en cuando recupera.

En este sentido, "Black  Mass" es un producto sólido, una historia interesante interpretada por actores de primera, pero carente de ese golpe especial y diferencial que la convierta en algo específico y diferente que motive su recuerdo una semana después.

El año que viene tendremos otra peli de gangsters parecida.

Aceptable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada