domingo, noviembre 08, 2015

Crimson Peak

Distingo dos líneas en la filmografía de Guillermo del Toro.

Una, mas encaminada a la creación del gran producto cinematográfico, en la que se inscriben titulos como "Hellboy" o "Pacific Rim", que ni me gusta ni me deja de gustar, y otra mucho más intimista, siempre emparentada con el gótico, el terror y el romanticismo, que me entusiasma.

En esta segunda línea se encuentran sus mejores películas. Desde su primera "Cronos" hasta esta "Crimson Peak" pasando por titulos como "El espinazo del diablo" o "El laberinto del Fauno".

Y con esto ya lo he escrito todo.

"Crimson Peak" me entusiasma como relato gótico.

En ella están todos los ingredientes precisos: damiselas en apuros, amores enfermizos, verdades truculentas, espacios fantasmales y amenazadores...

Y tengo que decir que, a mi entender, "Crimson Peak" es su mejor película desde la inolvidable "El laberinto del Fauno".

Como en todo relato gótico que se precie, es casi tan importante lo que se cuenta como lo que no se cuenta, aquello que uno puede intuir entre los silencios de los que hablan, habitando las alargadas y amenazadoras sombras de los espacios misteriosos que habitan.

En este caso, una mansión familiar situada en la hostil Cumbria, noroeste de Inglaterra, muy cerca de las muy románticas High Lands escocesas.

Allí, está la casa que da titulo a la película Crimson Peak, Semiderruida y muy alejada de sus mejores tiempos. Habitada por los hermanos Lucille y Thomas Sharpe quienes guardan, como no podía ser de otra forma, un pavoroso secreto que Edith, la mujer de Thomas, deberá enfrentar.

Como digo, "Crimson Peak" es una muy recomendable película a la que quizá falte un poco de forma para acompañar a su poderoso fondo de manera equilibrada.

En este sentido, considero que la dirección fotográfica es demasiado floja.

A mi entender la película pide una fotografía más contrastada, más basada en los grises y donde los tonos cálidos brillen por su ausencia.

Un concepto de iluminación y fotografía que recordase el blanco y negro, mucho menos realista, habría beneficiado definitivamente la transmisión más eficiente de una historia que, pese a todo, se basta por sí sola para interesar.

También destacar la presencia inquietante y erótica de Jessica Chastain como Lucille, la misteriosa hermana de Thomas sobre cuya presencia se edifica todo el misterio de la película.

Con su inmenso talento, Chastain dota de la necesaria magia oscura a su personaje, alguien a quien la pasión ha llevado demasiado lejos y cuando digo lejos quiero decir muy, muy, muy lejos.

Como quien dice y como corresponde a este tipo de historias, a una distancia astronómica de la línea que separa el bien del mal.

Y hasta aquí puedo escribir.

Buena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada