sábado, noviembre 07, 2015

El precio del poder

Tengo la sensación de que el paso del tiempo no le está sentando nada bien al cine de Brian de Palma, un cineasta más preocupado por el cómo contar que por el qué contar.

Y escribo esto porque "El Precio del Poder" me ha dejado bastante frío.

Para mi gusto, una efectista y eficaz superficie de ruido, furia, sangre y violencia no ha conseguido disimular el vacío dramático que hay detrás. Porque el viaje de Tony Montana desde la nada hasta la muerte con la autopista hacia el cielo del sueño americano queda reducido a eso, a ruido y furia, pero, y al final, no sabemos demasiado de Tony Montana ni de casi ningún personaje.

Entiendo perfectamente que un cineasta tan sólido y adulto como Sidney Lumet rechazará el guión de Oliver Stone y por lo tanto el proyecto, un guión que tiene bastante de comic y de trazo grueso, un guión que en absoluto da lo que dice que ofrece: una disección de las miserias del sueño norteamericano.

No sabemos si Montana quiere ser honrado, no tenemos claro si deja de serlo por necesidad o por placer.

Las cosas simplemente suceden sin lógica ni explicación alguna y lo hacen para mostrar momentos de ruido y de furia que parecen justificarlo todo.

Nadie habla con nadie.

No sabemos qué piensan los personajes y por qué hacen lo que hacen.

Simplemente asistimos a una serie de situaciones que precisamente son la culminación de todo ese proceso que se hurta al espectador y que suceden con la pretensión de justificarse por sí mismos, por su propia existencia incuestionable y epatante.

Y uno tiene la impresión de que lo verdaderamente importante de "El precio del poder" sucede cuando la cámara no está filmando: cuando Montana cansado de fregar platos imagina otras posibilidades o cuando a solas y con la nariz llena de coca mira a su alrededor y no hay nadie.

Todo ese perdido intimismo introspectivo habría hecho de "El precio de poder" ese clásico que todo el mundo dice que es.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada