martes, diciembre 29, 2015

Jesus de Montreal

Producida en 1989, "Jesus de Montreal" es la segunda película del canadiense Denys Arcand.

Tras la espectacular "El declive del imperio americano" (1985), Arcand prolonga en esta historia el cuestionamiento de los valores de toda una generación, la que era joven en la contracultural década de los sesentas del siglo pasado, y. lo que es más importante, de la sociedad que aquella finalmente ha producido: fundamentalmente material y nada espiritual, egoísta y nada altruista, táctica y nada estratégica.

Y como en la primera, Arcand empieza constituyendo un grupo de personajes, en este caso actores reclutados por Daniel para realizar una representación de la pasión de Cristo en los jardines de una iglesia de Montreal.

Poco a poco la historia va mostrándose de manera general como una nueva pasión de Cristo pues progresivamente Daniel se revelará como un nuevo Jesucristo enfrentado a las mentiras e hipocresías de una sociedad que cuestione su visión de la religión del mismo modo que la sociedad judía cuestionaba la visión rupturista del que se decía hijo de Dios.

Tengo que decir que por esta especificidad tan católica "Jesús de Montreal" no es una película que me interese demasiado, especialmente su primera hora prácticamente centrada a la construcción del grupo de actores y a la representación de esa pasión que muestra esa visión tan heterodoxa.

A partir de entonces es cuando aparece el conflicto, el cuestionamiento de Daniel y, a su vez, el cuestionamiento de este a aquellos que le censuran.

De todos modos, Arcand es un inteligente constructor de personajes, de diálogos, de posicionamiento y "Jesús de Montreal" ofrece a quien les escribe varias oportunidades para la reflexión, cosa que siempre agradece.

Y al final no deja de tener su gracia esta prolongación de ese declive del imperio americano centrada en la religión, en el corazón espiritual de este mundo que siempre se ha creído mucho mejor de lo que es.

Aceptable.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada