jueves, diciembre 24, 2015

Más reflexiones sobre el 20D... O la misma

Será interesante ver el modo en que los cuatro grandes partidos políticos en los que los españoles hemos depositado nuestra confianza se entienden.

Por un lado, el PP y el PSOE entienden a negociación como la han venido entendiendo desde los principios de esta democracia. Es decir, poniendose el bigotito franquista para entender la negociación como un procedimiento en el que el otro expone lo que quiere pero al final está en la obligación de plegarse completamente a mi deseo.

Negociar es obedecer a cambio de determinados puestos, lugares y posiciones.

Por otro, Ciudadanos y Podemos van a tener una gran presión de cara a la conformación de mayorías. A la primera negativa a ese ordeno y mando no tardaremos a escuchar llamadas a la responsabilidad y a la necesidad de configurar la estabilidad necesaria para poder gobernar.

En este sentido, los dos grandes partidos políticos siguen teniendo la sarten por el mango aunque los dos hayan caído.

Siguen siendo los más votados y en buena lid sobre ellos debe recaer la iniciativa de formar gobierno y no van a desaprovechar la ocasión para, pudiendo obtener el beneficio del poder, de paso puedan desactivar el marcado carácter reformista de los dos partidos emergentes, especialmente Podemos.

Así, y aunque no lo parezca, la posición de los dos partidos emergentes es mucho más difícil de lo que parece enfrentados a una posición claramente "win-win" de los dos partidos tradicionales.

La única opción que les queda, especialmente a Podemos (porque los otros están locos por pactar), es mantener la personalidad lo que debe traducirse en una agenda que se transparente de manera clara y evidente en las negociaciones porque no tengo la menor duda de que las presiones para alcanzar un acuerdo entre las izquierdas (aceptando pulpo como animal de compañía y PSOE como partido de izquierdas) van a ser muy grandes.

Y no se si los cuadros dirigentes de Podemos tienen tanta experiencia en la política práctica como para sobrevivir a un PSOE que estará prácticamente luchando entre la espada y la pared siendo un escenario más probable una propuesta de alianza para que gobierne Pedro Sanchez al ser el candidato de la lista más votada.

El riesgo será aparecer como irresponsable e intransigente, enfrentados a unas posibles nuevas elecciones con la consecuente paralización irresponsable del país y tal y esas cosas.

Además, jugará en contra de Podemos la mayor flexibilidad para el pacto por parte de Ciudadanos, especialmente con el PP, que puede hacer posible un discurso de facilitación de cuatro años más de gobierno de la derecha por una cerrazón utópica a un acuerdo

Y si en algo es bueno el PSOE es en poner en marcha el ventilador de la mierda,

No lo dudéis.

Va a requerir mucha astucia para Podemos sobrevivir a este proceso postelectoral de negociaciones en el que la verdad y la razón son sólo un par de variables más a considerar.

Bienvenidos a la política real.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada