sábado, enero 02, 2016

La Confesión

Dirigida en 1970 por Costa Gavras, una de las máximas figuras del cine político europeo, "La Confesión" presenta una crónica terrible y exhaustiva de los peores horrores del estalinismo soviético.

La película se basa en un guión de Jorge Semprun que, a su vez, se basa en la biografía de Artur London, un dirigente comunista checo que en el año 1952 fue parte (y victima) del llamado proceso de Praga. Este proceso también se llama el proceso Slansky puesto que la máxima figura del proceso fue Rudolf Slansky, secretario general del partido comunista checo hasta que dejó de serlo.

Todos los juzgados formaban parte del comité central que comandaba Slansky y fueron acusados de partidarios del comunismo que preconizaba el dirigente yugoslavo Tito y fueron considerados traidores por las autoridades sovieticas que por aquel entonces rompieron relaciones con el mariscal yugoslavo.

La mayoría de los juzgados fueron condenados a muerte y solo unos pocos, entre los que se encontraba London, lograron sobrevivir por ocupar posiciones secundarias en el comité central caído en desgracia.

El proceso Slansky es sólo un jalón más dentro de las complejas relaciones que la Unión Soviética tuvo con su área de influencia europea, conseguida por conquista militar y mediante accesos al poder nada democráticos-

En los estados que habían surgido de los restos de la vieja Prusia y del aun mas viejo imperio austro-hungaro, el comunismo no se impuso de manera natural sino por necesidad. En la mayoría de ellos se hicieron elecciones democráticas que los partidos comunistas jamás ganaron de manera clara, pero con la ayuda de la URSS se las arreglaron para acabar en el poder.

Y dentro de ese area de influencia soviética, Yugoslavia, Checoslovaquia y Hungria eran sociedades complejas y cultas, puramente centroeuropeas que nunca se llevaron bien con el totalitarismo asiático que la Unión Soviética proponía y como escribo las relaciones siempre fueron difíciles (por decirlo con fineza) con ellas,

En cualquier caso, "La Confesión" nos propone un viaje a las profundidades de la locura totalitaria estalinista.

La mayor parte de la película se centra en el proceso de detención, aislamiento y tortura del protagonista al que da magníficamente vida un estupendo Ives Montand.

Y nos muestra la especial locura de estos juicios de los que el ex-seminarista Stalin era muy partidario y que consistía en una confesión pública de los errores y delitos cometidos, errores y delitos que por supuesto el acusado no había cometido pero que terminaba confesando merced a los procesos de lavado e cerebro y tortura.

Así, el espectador contempla con horror como, poco a poco, la resistencia de Gerard, el protagonista, va siendo quebrada hasta que este termina firmando todo los papeles que le llegan permitiendo a sus captores construir una realidad alternativa y política por servir a los intereses del partido.

Vuelvo a repetir que la interpretación de Montand es espectacular, llegando a perder quince kilos en el real y mostrando el proceso de consunción al que como individuo es sometido.

En este sentido, "La Confesión" resulta interesante también por mostrar precisamente la fragilidad del individuo y guarda una lección que aprender en esta época donde la reivindicación del individuo parece un incontestable asunto de fe.

No es bueno que el hombre esté solo y el hombre como individuo aislado siempre lo está.

En cualquier caso, "La Confesión" tiene ese toque especial que Costa Gavras tiene para contar las historias, un toque siempre muy cinematográfico y directamente relacionado con el "thriller", resultando siempre sus películas interesantes de ver no sólo por lo que narra sino por la manera en que este francés de origen griego las cuenta.

Y "La Confesión" se encuentra entre las mejores de su comprometida filmografía.

Imprescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada