lunes, enero 04, 2016

The Walk

Lo mejor que tiene "The Walk" creo que pasa desapercibido a la mirada del espectador que, simplemente y merced al gran trabajo del equipo de producción de la película, dan por hecha su existencia.

Lo mejor que tiene "The Walk" es que, merced a un magnífico trabajo de efectos especiales, las torres gemelas del World Trade Center vuelven a existir.

En este sentido, la película cierra el circulo de los efectos especiales, un circulo que va desde su existencia para mostrar lo que no es posible, lo irreal, a su presencia para construir una realidad que fue.

Ni monstruos ni galaxias ni naves estelares.

Zemeckis utiliza los efectos especiales digitales para construir una imagen cotidiana del pasado, resucitar el contexto sobre el que Philippe Petit, el equilibrista cuya historia da razón de ser a la película, realiza ese espectacular paseo que yo mismo recuerdo haber visto por televisión.

Y el resultado es perfecto.

Pero además y por si esto fuera poco, la película maneja los efectos especiales con la suficiente maestría narrativa como para hacer que el espectador se suba con Petit a lo más alto de las torres gemelas.

Hacía tiempo que el cine no me despertaba una respuesta tan física, que no me hacía temer la posibilidad de cualquier error o paso en falso que produjese la consiguiente caída al vacío.

No puedo imaginar como serán esos interminables diez minutos en los que Petit se mueve de una torre a otra en 3D, pero seguro que acercarán al cine a ese componente de atracción de feria que forma parte de su código genético.

En esta ocasión, "The Walk" convierte lo circense, que tanto he criticado en el cine industrial, en algo positivo.

La tensión y la emoción están ahí... a punto de caer al vacío.

Y también está la preciosa Charlotte Le Bon... una presencia a seguir.

Zemeckis es uno de los grandes.

Porque, y aunque con trazo grueso suele ser calificado como un director de efectos especiales, lo cierto es que como ninguno de sus colegas de generación y posteriores se las ha arreglado para dotar de un cierto corazón a toda esa digital mecánica celeste de ingenios y fascinaciones.

Excitante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada