domingo, febrero 28, 2016

Deadpool

No cabe la menor duda de que la traslación al cine de Deadpool, uno de los héroes de papel más iconoclastas y antitodo lo apolíneo que estos representan, está a la altura del personaje.

Desde los sorprendentes créditos iniciales en el que no aparecen personas sino tareas y descalificaciones dirigidas a las personas que las han desempeñado, la película se presenta al espectador con vocación de diferencialidad.

Y aunque, no no engañemos, "Deadpool" nos cuenta la misma historia de siempre; lo cierto es que consigue su propósito de ser distinta contándose casi toda mediante un flashback bastante bien resuelto que marida presente y pasado del personaje; todo siempre expresado en un tono de cínico desparpajo extremo que por lo poco habitual resulta entretenido y fresco

En cualquier caso, lo importante de la película es precisamente el personaje que la protagoniza: un mercenario que por causa de un cáncer acaba aceptando formar parte de un programa dedicado a convertir a los seres humanos en mutantes.

De ese programa saldrá Deadpool, un personaje informal y cínico que con calculado descuido pasea la delgada línea que separa el bien y el mal sin importarle demasiado el lado en que se encuentra.

Otra variante del antihéroe egoísta siempre candidato a mostrar retazos del corazón de oro que el espectador sospecha atesora.

Pero lo cierto es que, con mucho acierto, "Deadpool" se las arregla para contar la misma historia de siempre, aunque en este caso el mal no se enfrente al bien sino a un graciosillo personaje cuya posición en ese continuo es tan incierta como la del electrón.

Entretenida sin más.

Tampoco nos volvamos locos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada