jueves, marzo 10, 2016

Aun se enciende la noche.
Todavía hay vida en el pecho.
Y jamás fue una opción detenerse,
llorar por ese caído,
que casi siempre es uno mismo,
en el siempre incierto combate
que libran, con demasiada poca esperanza,
las almas contra los cuerpos.
Así pues levántate,
anda,
tropieza
y, lo que es más importante,
vuelve a caer sin miedo.
Cualquier cosa menos permanecer
quieto en el dolor,
malgastando un tiempo que se ensimisma,
se acumula remansado,
transmutándose en turbia y venenosa lágrima,

que además sólo bebes tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada