domingo, octubre 25, 2015

La escapada

En general no creo que pueda entenderse el cine italiano en el periodo que va desde el final de la Segunda Guerra Mundial y el triunfo neoliberal del final del siglo sin tener en cuenta lo social.

No en vano, la Italia controlada con mano de hierro por la Democracia Cristiana fue uno de los frentes de la sorda lucha entre dos maneras opuestas de ver el mundo que fue la Guerra Fria. Y así, desde las elecciones de 1946 que en un país que por primera vez tenía sufragio universal y para alivio de un lado, ganó el partido de la iglesia, en Italia se disputó un sórdido gran juego por la hegemonía.

Dentro de ese gran juego, la cultura jugó un papel esencial y dentro de ella el cine como elemento fronterizo entre lo cultural y lo consumístico en ciernes.

Desde el neorrealismo con sus variantes más conformistas (De Sica o Zavatini) o más comprometivas (Visconti o Rosellini) hasta la llamada comedia italiana, pasando por las obras directamente políticas que realizaron nombres como Franceso Rosi o Gillo Pontecorvo, la pantalla de cine ha sido un territorio en disputa.

Y el resultado de esa disputa ha sido el indiscutible papel que juega el costumbrismo y lo social como contexto en el que las historias contadas tienen lugar, historias que son abordadas desde un primer nivel crítico que es lo sociológico, la indagación sobre la compleja y dividida alma italiana que es un elemento inseparable de géneros, habitualmente menos comprometidos, como la comedia.

En este sentido, en la comedia italiana abunda ese elemento, como mínimo, descriptivo de lo italiano que se muestra de manera catárquica en la pantalla.

Sólo en este contexto puede entenderse "La escapada", una de mis películas favoritas de siempre.

"La escapada" cuenta un drama y ese drama es el desastre que el vividor Bruno Cortona (brillantemente encarnado por el siempre brillante y magnífico Vittorio Gassman) trae a la vida de Robeto Marianim un tímido estudiante interpretado por el francés Jean-Louis Trintignant.

Habitualmente se analiza la película desde la trágica contraposición de dos caracteres y es cierto, pero se suele olvidar el carácter arquetípico que Cortona representa, un arquetipo de lo italiano que en su momento Berlusconi también representó con éxito.

Cortona representa esa Italia individualista y asocial que tan bien describiera Andrea Camillieri en una entrevista que concediera a El Pais en 2008:

"En Italia triunfa la ley del motorino (el vespino). ¿Ha visto las motos por Roma? Van en sentido contrario, se pasan los semáforos en rojo, suben a las aceras y sortean los carritos de los niños, tienen derecho a todo. Ésa es la moral de los italianos"
(Leer)

Pues bien, Cortona no va en vespino sino en un deportivo pero se cree con derecho a todo y hace lo que le viene en gana arrastrando a Mariani a una escapada de ferragosto que tendrá consecuencias trágicas.

Es ese listillo que simboliza lo peor de lo italiano mientras que Mariani, un estudiante dedicado a estudiar representa el retrato espiritual de una Italia moderna y europea, dispuesta a trabajar y a esperar en lugar de dilapidarlo todo en una tarde como Cortona.

Así, Cortona y Mariani son más que caracteres. Son arquetipos que revelan la escondida dimensión de crítica social que encierra "La Escapada".

La película contrapone esencialmente el hedonismo enloquecido de Cortona a el ascetismo de Mariani, vehiculando también la contraposición entre una visión tópica/arquetípica de los defectos de lo italiano frente a un modelo de conducta aspiracional seguramente pensado desde la ingeniería social conservadora... porque en Italia la critica social se da en las dos direcciones: desde la iglesia y desde la casa del pueblo

Pero, y dejando de lado todo esto, "La Escapada" en sí es una película prodigiosa cuyo principal talento es algo tan dificil como tener un pie en la comedia y otro en el drama.

Obra maestra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada