domingo, septiembre 13, 2015

Medea

Está claro que hasta el mejor escribano echa un borrón y, en el caso de Pier Paolo Pasolini, su horrible "Medea" es, siempre para mi gusto (que soy el que escribo), un enorme borrón dentro de su esencialmente arriesgada carrera cinematográfica.

Y es que no hay por donde coger esta "Medea" consiguiendo Pasolini destrozar los mimbres que el gran Euripides nos proporciona desde hace milenios.

Para empezar es una propuesta que genera distancia con el espectador puesto que, asombrosamente, la palabra de Euripides brilla por su ausencia siendo una versión en que los personajes apenas hablan entre sí, quedando todo a la capacidad de los actores y, sobre todo, al conocimiento que el espectador pueda tener del texto.

Por otro, y en su primera parte, resulta tremendamente disgresora pues Pasolini dedica más de media hora a una introducción en la que se propone mostrarnos las costumbres bárbaras del pueblo bárbaro al que Medea pertenece.

Completamente innecesario.

Pero. y una vez que conecta con el texto de Euripides los personajes se dedican a actuar como sometidos a la logica del relato del que forman parte, convertido este en una suerte de realidad viculante e inmotivada. que no se explica sino que se revela a sí misma mientras va sucediendo aunque casi siempre privada por esa mudez ya referida del contenido que le da la palabra.

Si a esto le añades las limitaciones de la diva operistica Maria Callas como actriz y la presencia de algún que otro flashback y flashforward (visiones del futuro de Medea), tendrás un confuso galimatías en el que el sentido no procede de la narración sino del conocimiento que la mirada del espectador tenga de la historia.

En este sentido, Pasolini se las arregla para oscurecer la cristalina claridad del texto de Euripides.

Su ego como creador se interpone entre el espectador y el texto... y no precisamente para sumar sino para restar con el innecesario e irritante efecto distorsionante que la propuesta trae consigo.

En definitiva, Pasolini arruina una grandiosa historia protagonizada por uno de los primeros personajes femeninos potentes de la historia del arte occidental.

Muy decepcionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada