viernes, agosto 14, 2015

Explicaciones

Ha sido una experiencia fascinante, casi religiosa, escuchar al ministerio del interior del reino de españa, todo con minúsculas explicar la presencia del acusado rato, también con minúsculas, en su despacho.

Apenas una historia más propia de un adolescente de 16 años para excusar ante sus padres el retraso nocturno con respecto a la hora de llegada acordada.

Poco más.

Increíble y desesperada.

Un hombre como Rato que ha vivido en las altas esferas de la política nacional e internacional preocupado de repente por 400 twits.

Seguro que Rato ha tenido días peores en las redes sociales, pero eso no cuenta.

Lo importante es cumplir.

Comparecer diciendo cualquier cosa para luego poder decir que ya se ha comparecido.

La forma frente al fondo.

El ministro podría haber eructado de manera ininterrumpida durante 45 minutos y para algunos el ministro habría cumplido.

Bueno... No hay demasiada diferencia entre estas inanes explicaciones y eructar.

La política cada vez más cerca de la mierda.

Y no sé por qué se quejan.

Que dejen paso a los profesionales de la mierda, que dejen paso a tipos como Trump.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada