jueves, marzo 24, 2016

Aún debiera ser posible la virtud de esperar
O, por lo menos, la exhibicion ostentosa
del inmenso vacío que representa su ausencia,
como si fuese algo,
una especie de fiesta de guardar
en honor de algún dios ya lleva siglos bien muerto.
Aún debiera ser posible, pero no.
El tiempo arrecia al otro lado de la puerta,
crepita impaciente como lluvia en la ventana.
y sabes que ningún mal dura cien años,
incluidos tus errores y tú,

su supremo hacedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada