domingo, marzo 14, 2010

ORDET

Basada en la obra del autor teatral y pastor luterano Kaj Munk, "Ordet" nos cuenta una historia coral en la que sobresale la presencia intrigante de Johannes, un estudiante de teología que como Don Quijote ha enloquecido leyendo obras teológicas. Su locura, que le lleva a creerse el mismísimo Jesucristo, pone en cuestión el modo en que su entorno familiar y social vive la personal experiencia de la fe en un ser superior.

Básicamente, "Ordet" pone sobre la pantalla los diferentes modos en que los seres humanos viven su actitud ante la vida desde la creencia religiosa y fundamentalmente contrapone un modo auténtico y directo, expresado por el loco Johannes, frente al resto de formas caracterizadas en su totalidad por el predominio de lo administrativo, de un ciego seguimiento de las normas fijadas que parece privado de la energía básica y esencial que lleva a Johannes a enfrentarse a la posibilidad de un milagro; un milagro en torno a cuya posibilidad se construyen los brillantes y pasmosos momentos finales de la película.

Siempre interesado por lo humano desde una perspectiva espiritual, Dreyer contrapone la religiosidad como sentimiento frente a la religión con norma, el sentimiento no racionalizable frente a la razón domesticada desde una creencia, actitud que lleva a todos a desconfiar de un Johannes, que se mueve a su alrededor como un fantasma, y a no ver la verdad que nace de sus palabras puesto que impasiblemente va anticipando desde su ignorado rincón todo lo que va sucediendo en la casa. Y en este sentido, Dreyer deja la puerta abierta al espectador para que este crea, si así lo desea, que Johannes es algo más que un simple loco... Quizá, el propio Jesucristo vagando entre los suyos sin ser reconocido.

La idea que, creo, fascina a Dreyer es la paradoja de que, preocupados y obsesionados en el cotidiano cumplimiento de los preceptos que su propia moral les impone, los creyentes no sean capaces de ver el acontecimiento excepcional de verdadera revelación de lo divino que sucede a su alrededor encarnado en la fascinante presencia de Johannes, quién puede ser simplemente un loco, pero también algo más, una presencia trascendente que para nadie resulta visible hasta el espléndido final.

"Ordet" es una de las grandes obras maestras de la historia del cine. Y lo es no sólo por la hondura de su planteamiento, sino también por la potencia de las imágenes que desde la más profunda ascésis conceptual Dreyer es capaz de crear.

Imágenes limpias y puras, casi cristalinas, estilizadas como iconos cuya belleza procede del significado que sugieren y que visten como un guante con una elegancia funcional y desprovista de cualquier adorno, una belleza recién lavada y sin maquillar a cuya magia esencial resulta difícil sustraerse.

Extraordinaria.


3 comentarios:

  1. The Marchess10:12 a. m.

    Why not writing movie essays on English? There's a public out there.

    ResponderEliminar
  2. Never thought about it, your highness. I'm sure there is public out there but i'm not quite sure that i will be of interest to them

    ResponderEliminar
  3. The Marchess8:51 a. m.

    English is the Internet language. Would you publish a Science essay in Galician?

    ResponderEliminar