sábado, diciembre 19, 2015

En el corazón del mar

La desmitificación del mar es una de las principales consecuencias del proceso de modernización tecnológico e industrial que nos ha llevado a controlar, al menos, la superficie de nuestro planeta.

Antes, incluso hasta bien entrado el siglo XIX, cualquier cosa podía suceder en el mar, un territorio desconocido donde solo los más valientes se adentraban asumiendo siempre el riesgo de no regresar nunca.

De ahí que durante muchos siglos, el mar fuese el contexto adecuado para la imaginación de historias en el que la aventura, el horror, el misterio y lo sorprendente estuviesen presentes de una manera u otra.

Verne, Poe y, por supuesto, en la cumbre de todos ellos Herman Melville con su "Moby Dick".

"En el corazón del mar" sucede dentro de todo ese contexto aventurero y marino que hizo posible que Melville escribiese una historia que lo hiciese trascender hasta lo ontológico y metafísico.

Después de todo, "Moby Dick" escenifica precisamente el muy moderno drama del enfrentamiento del hombre con las poderosas e incontrolables fuerzas de la naturaleza, convirtiendo a la ballena blanca en un inalcanzable objeto del deseo que exige un precio de tragedia y sangre a quienes lo persiguen.

Como escribo, "En el corazón del mar" nos cuenta el encuentro de la tripulación del ballenero "Essex" con un enorme cachalote que, en medio del oceano Pacífico, les manda a pique y parece perseguirles durante su terrible vagar por el océano buscando quizá asegurarse de su muerte.

Lo que la película no cuenta es que ese cachalote tiene nombre.

Se llamó "Mocha Dick" y vivió en el Pacifico chileno a principios del siglo XIX.

Este cachalote era famoso entre los marinos de Nantuckett que organizaban expediciones para cazarlo.

Tardaron casi medio siglo en matarlo, llevándose por delante a bastantes marineros antes que una flota de balleneros se lo llevase también por delante.

Así pues en medio de esa ninguna parte que a principios del siglo XIX era el corazón del océano Pacífico, "Mocha Dick" se lleva el "Essex" por delante haciendo honor a su leyenda.

El director Ron Howard nos cuenta con talento primero el periplo del barco y posteriormente su dramático naufragio, si bien esta segunda parte no está a la altura de la primera resultando demasiado poco emocional para todas las mierdas que tienen que pasar los supervivientes del naufragio.

En este sentido, "En el corazón del mar" es una película desigual que alcanza su culmen dramático con el magnífico encuentro de la tripulación del "Essex" con "Mocha Dick" y que para desgracia del espectador decae justo cuando tendría que seguir yendo hacia arriba...

Porque... tela!

Hay material para hacer algo más poderoso, en lugar de un relato tímido y tibio que se limita a ilustrar y plastificar el horror del mar.

Imagino que la vocación de producto está detrás de esta decepcionante autolimitación de la historia.

En cualquier caso, merece la pena verla.

Como todos los productos que producen la factoria Howard-Grazer, "En el corazón del mar" ofrece corrección, entretenimiento y buenos momentos.

Por cierto, el cartel es fantástico.

Nos habla del misterio del mar y de los infinitos demonios que sus profundidades pueden albergar, "Mocha Dick" quizá sea el más flojo de todos ellos.

La limitada transparencia a veces delata su presencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada