sábado, octubre 10, 2015

E la nave va

Es ésta una de esas películas que tengo que ver cada cierto tiempo.

Sólo por volver a ver la maravillosa escena de la brisa llevándose poco a poco las cenizas de la diva Edmelda Tetua ante la isla de Erimo ya merece la pena.

"E la nave va" es sin duda una de mis películas favoritas del maestro Fellini cuyo talento se vio beneficiado y multiplicado sin duda por la presencia en el guión del grandioso Tonino Guerra, uno de los grandes nombres del cine europeo más importante y relevante para no olvidar su desdibujada condición de séptimo arte.

La película es en sí misma una metáfora de un momento crucial de la historia de Europa.

Su relato reproduce el viaje en barco de una serie de personajes de al alta sociedad y de la cultura europea. El viaje tiene como destino la isla de Erimo. Allí serán lanzadas las cenizas de la diva Edmelda Tetua.

Sin duda en este viaje brilla el talento excesivo de Fellini para la creación de espacios y personajes. A través de Orlando, una suerte de maestro de ceremonias, la mirada del espectador se desliza sobre toda una rica e interesante galería de personajes en cuya creación Fellini da lo mejor de sí mismo.

Todo este conjunto de personajes reproduce el estilo de vida de la Belle Epoque, la brillante guinda que se erigía sobre la base de una sociedad conflictiva y desigual, esa sociedad a la que según Piketty regresamos a pasos agigantados.

Principes, condesas, institutrices, profesores de canto, mariscales de campo condecorados, niños comiendo pasteles de nata.... Durante la primera parte de la película la historia se detiene en todos y cada uno de los personajes mostrando un afinado espectáculo de vanidad y riqueza que súbitamente es interrumpido por la aparición de la I Guerra Mundial.

Esta aparición se materializa en la irrupción de un grupo de refugiados serbios que el capitán recoge seguida de un leviatánico acorazado austrohúngaro reclamandolos tras el conmovedor funeral de la diva Tetua.

Y que me aspen si toda esta maravillosa parte final, lo mejor de la película, no lleva el inconfundible sello entre poético y político de Tonino Guerra.

En resumidas cuentas, "E la nave va" resume de manera genial y hermosa el final de toda una época.

Imprescindible obra maestra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada